viernes, 10 de julio de 2009

ORACION REIKI



ORACIÓN REIKI


Recibe el amor de Reiki en tu cabeza para que desde aquí se regulen todos los procesos vitales, los sentimientos y tus pensamientos creativos y siempre positivos. Amén


Recibe el amor de Reiki en tu tercer ojo, para que tu percepción extrasensorial aumente y viajes a través del tiempo y del espacio acaballo de tu voluntad y del amor sin el peso de tu cuerpo. Amén.


Recibe el amor de Reiki en tu garganta para que tu comunicación sea fluida y adecuada, para que el amor ocupe todas las estancias evitando el miedo; para que tu palabra sea firme y segura para que te proteja en situaciones de apabullamiento dialéctico. Amén.


Recibe el amor de Reiki en tu corazón, fuente de transmutación de las energías; para que en la estancia del amor incondicional sólo quepa el amor y así evitar que los sentimientos mezquinos interfieran el camino del reencuentro con tu Ser Interior. Amén.


Recibe el amor de Reiki en el plexo solar, que por el poder que Dios me ha concedido, tu hígado, tu vesícula y todos tus órganos internos se llenen de luz; que aquí habite la salud que emana del Ser interior y participe del infinito poder de Dios nacido del Amor. Amén.


Recibe el amor de Reiki en el segundo Chacra para su sanación más profunda; para que nazca en ti el amor y la alegría que viene del gozo de la relación entre opuestos con igual dignidad, experimentando la comunión con el Todo, en lo más profundo de ti, sanando tu relación con el intercambio de energía.


Que el amor de Reiki limpie tus miedos más profundos y sane tu infancia y tu adolescencia de traumas y carencias, para que puedas vivir con plenitud todas las etapas de tu vida en cada momento, en cada instante. Dios experimenta el amor a través de ti. Amén

Recibe el amor de Reiki en el Chacra base, para que tu unión con la Madre Tierra, te haga disfrutar de sus frutos y tomarlos con gozo para reponer fuerzas.

Recibe el Amor de Dios en el primer chacra para que tu conocimiento de la realidad circundante sea objetivo, sin fisuras ni debilidades ante las asechanzas del mal, con todas sus artes seductoras, y tampoco dejes, Señor, que sufra ataques frontales a su sagrado cuerpo, a sus enseres y vivienda, ni a su familia.


Que el amor sea la antorcha que guie tu camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada